Menu
header photo

Project Vision 21

Transforming lives, renewing minds, cocreating the future

Blog Search

Blog Archive

Comments

There are currently no blog comments.

¿Podrá mi cuerpo holográfico adaptarse a mi cerebro artificial?

Francisco Miraval

Como parte de mi clase de filosofía, generalmente desafío a mis alumnos a que me expliquen si un martillo al que se le cambia primero el mango y después la cabeza sigue siendo el mismo martillo.

La discusión que sigue por lo general se enfoca en temas como identidad, diferencia, tiempo y memoria, sin que nunca se llegue a una respuesta satisfactoria.

Luego de agotar el tema del martillo, pasamos a otras preguntas similares. Si un equipo de fútbol cambia de estadio y modifica totalmente los colores de su camiseta, ¿sigue siendo el mismo equipo? Si una persona sufre un accidente y, sin sufrir otros daños, pierde la memoria, ¿es la misma persona?

Como es de esperar, los muchachos responden con todo tipo de respuestas, generalmente contradiciéndose a ellos mismos en más a una ocasión. Y luego, cuando me piden que yo les dé “la” respuesta, les confieso que ni la tengo ni la hay.

Esas discusiones iniciales, básicas, casi superficiales de filosofía deberían adquirir una nueva dimensión en el marco del anuncio el pasado 27 de julio de que para el 2045 los seres humanos podrían alcanzar la inmortalidad por medio de cerebros artificiales y cuerpos holográficos.

Según la historia difundida por Discovery News (news.discovery.com), la organización no lucrativa Iniciativa 2045, con sede en Rusia, anunció un calendario de trabajo que, de cumplirse, permitiría tener un cerebro artificial en 2030, un cuerpo holográfico en 2040 y cinco años después alcanzar la inmortalidad al transferir la mente al cuerpo holográfico.

La meta del proyecto, según la información difundida, es liberar a los seres humanos del sufrimiento y de la muerte, algo que, de hecho, los seres humanos vienen buscando desde que precisamente llegaron a ser seres humanos.

¿Será que finalmente la tecnología logrará lo que la religión, la teología, el misticismo, la mitología y quién sabe cuántas otras expresiones humanas aún no lo lograron, no por lo menos con certeza absoluta?

La idea de la transmigración de la mente (¿alma?) es tan antigua como la mitología misma. Pero, si se acepta esa idea, una cosa es rencarnarse en otro cuerpo de carne y hueso y otra cosa muy distinta es “rencarnarse” o, mejor aún, “descargarse” dentro un cuerpo holográfico.

Aunque, obviamente, no tengo forma de saber si realmente existe esa diferencia, ya que, hasta donde sé, no he experimentado ni un tipo de rencarnación ni el otro.

Y si se acepta que los hombres viven y mueren una sola vez, ¿qué significaría vivir para siempre “dentro” de un cerebro artificial y un cuerpo holográfico?

Quizá me estoy volviendo tan anticuado que creo que valdría la pena hacerse esas preguntas y hasta conversarlas con nuestros hijos y nietos. Quizá el tras-humanismo es inevitable. Quizá, como en tantas otras cosas, Nietzsche tenía razón.

Al pensar en estos temas, la mitología parece entremezclarse con la ciencia ficción. Por eso, todavía no sé si yo seguiría siendo yo dentro de otro cuerpo. ¿Hay alguien que me alcance un martillo, por favor? Necesito seguir pensando.

Go Back

Comment