Menu
header photo

Project Vision 21

Transforming lives, renewing minds, cocreating the future

Blog Search

Blog Archive

Comments

There are currently no blog comments.

Los griegos antiguos viajaban a América y los mayas rivalizaban a los griegos

Francisco Miraval

Cuando yo todavía estaba tomando clases en la universidad, un profesor de historia insistía que, según Ptolomeo, los fenicios y los romanos frecuentemente viajaban a las Américas, los unos a lo que hoy es Brasil y los otros a lo que hoy es Ecuador. Y a esa lista ahora habría que agregarles los griegos quienes, según parece, habrían viajado a lo que hoy es Canadá.

Según el Dr. Héctor Williams, de la Universidad de Columbia Británica, una relectura de algunos de los textos de Plutarco (escritor griego, 46-120) indicaría que, cuando se habla de un viaje de los griegos a “un gran continente” (o territorio, o país), ese “continente” sería América, y más específicamente el este de Canadá.

Y aunque no existe (o así se dice) “evidencia concreta” de que esos viajes jamás se realizaron, Williams está ahora trabajando con expertos griegos para determinar si esos viajes transatlánticos de la antigüedad eran posibles y, si así fuese, dónde podría buscarse la evidencia para verificarlo.

Sin embargo, los fenicios ya viajaban por el Mediterráneo (y posiblemente aún más allá) 2000 años del supuesto viaje de los griegos a América. Y para el siglo 1, cuando según Williams los griegos realizaron ese viaje, los griegos ya contaban con el famoso mecanismo de Antikhytera, una especie de computadora manual portátil para determinar el movimiento de los astros (y, por ende, determinar la posición de un barco).

Dicho sea de paso, Kepler, el famoso astrónomo del siglo 17, ya había llegado a la misma conclusión al leer a Plutarco: los griegos antiguos viajaron a América.

Sea como fuere, información difundida hace pocos días por National Geographic revela que en lo que hoy es la selva de Guatemala alguna vez existió una red de ciudades mayas interconectadas, hasta recientemente desconocidas, en las vivían “millones de personas más de las que previamente se pensaba”.

Usando la más alta tecnología disponible para estudiar diez áreas de la selva del norte de Guatemala, los investigadores detectaron 60.000 estructuras nunca antes estudiadas, incluyendo casas, palacios y carreteras, por lo que se considera ahora a los mayas como una de las dos mayores sociedades jamás establecidas en zonas tropicales (la otra es Angkor Wat, en Camboya), y una cultura comparable en sofisticación a China y a Grecia.

En definitiva, es probable que hace dos milenios los griegos venían a América (y los romanos también lo hacían) y es seguro que hace 1200 años existía en Guatemala una cultura hoy mayormente olvidada, pero del mismo nivel que las más grandes culturas del pasado.

La pregunta entonces es: ¿cuántos otros momentos de nuestro propio pasado y del pasado de la humanidad aún desconocemos? Y, por eso, ¿cuántas ideas equivocadas tenemos de nuestra historia y de nosotros mismos, basadas en nuestra ignorancia?

Quizá de la misma manera que a los niños pequeños les cuesta entender que sus padres (y el mundo) tienen una historia de la cual ellos (los niños) poco conocen, nuestra inmadura civilización aún se niega a entender nuestra propia historia. 

Go Back

Comment