Menu
header photo

Project Vision 21

Transforming lives, renewing minds

Blog Search

Blog Archive

Comments

There are currently no blog comments.

Sólo quienes entienden el nuevo futuro se preparan adecuadamente

Francisco Miraval

Algunos países y algunas personas se preparan mejor que otros para un futuro que ya no es continuidad del pasado, porque algunos ya entienden, mientras que otros todavía no, que el cambio que estamos viendo y experimentando en todos los niveles de nuestra existencia es distinto a todos los otros cambios históricos que antes vivió la humanidad.

“Nuestra evolución tecnológica está sucediendo más rápido de lo que la mayoría de las personas jamás se imaginó. Y claramente está sucediendo más rápido de lo que le lleva a la sociedad adaptarse”, afirma Shelly Palmer, de Palmer Group, una empresa que fomenta el trabajo en conjunto entre humanos y máquinas inteligentes.

Por esa falta de adaptación a la evolución tecnológica, también conocida como la Cuarta Revolución Industrial, la mayoría de los países y de las sociedades aún no han tomado las medidas necesarias cuando ya se sabe que por lo menos la mitad de los empleos actuales, y quizá hasta tres de cada cuatro de esos empleos, desaparecerá en los próximos años.

Eso significa la inminente desaparición de unos 2000 millones de puestos de trabajo a nivel mundial, según Thomas Frey, director ejecutivo o “futurista en jefe” del Instituto DaVinci, un centro de estudios del futuro en Colorado, Estados Unidos.

Dicho de otro modo, lo aprendido en 2015 de poco sirve en 2018 y no servirá de nada en 2020, según proyecciones del Foro Económico Mundial. Ese mismo Foro recientemente presentó un reporte que indica que sólo 12 países están preparando adecuadamente (hasta donde eso es posible) a sus niños y jóvenes para el futuro.

Los tres primeros países de esa lista están en Asia: Singapur, Japón y Corea del Sur. Luego aparece el primer país americano: Canadá. Luego siguen dos países del este de Europa: Estonia y Finlandia y los dos países de Oceanía: Nueva Zelanda y Australia. Sólo entonces aparece un país del oeste Europa: Alemania. Luego, compartiendo el décimo puesto, están Estados Unidos, Dinamarca y el Reino Unido.

Pero ¿qué hacen esos países y especialmente los tres países que encabezan la lista que el resto del mundo no hace (o por lo menos no al mismo nivel)? Se enfocan en fomentar el desarrollo en cada en las habilidades que esa persona necesitará para adaptarse a un mundo del que no existen precedentes y en el que los conocimientos y objetos del presente serán obsoletos.

Dicho de otro modo, promueven las llamadas “habilidades blandas”, consideradas como “imprescindibles” para la vida en este planeta a partir de 2020. Esas habilidades incluyen saber solucionar problemas complejos, poseer pensamiento crítico y ser creativos, así como saber trabajar con otros, poseer tanto inteligencia emocional como flexibilidad cognitiva.

En ese contexto, como bien dice el Dr. Otto Scharmer, del Instituto de Tecnología de Massachussets, nuestra tarea se ha vuelto “reconstruir nuestras civilizaciones desde su fuente”. Es decir, debemos prepararnos para un futuro que aún no se ha manifestado en su totalidad, pero que ya nos afecta.

Y tenemos, parece, una sola oportunidad para hacerlo bien. 

Go Back

Comment